Sanar experiencia dolorosa

no mires, no sientas huye

𝐏𝐚𝐫𝐚 𝐬𝐚𝐧𝐚𝐫 𝐮𝐧𝐚 𝐞𝐱𝐩𝐞𝐫𝐢𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚 𝐝𝐨𝐥𝐨𝐫𝐨𝐬𝐚 𝐞𝐬 𝐧𝐞𝐜𝐞𝐬𝐚𝐫𝐢𝐨 𝐞𝐧𝐟𝐫𝐞𝐧𝐭𝐚𝐫𝐧𝐨𝐬 𝐚 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐧𝐨𝐬 𝐩𝐚𝐬𝐨́ 𝐲 𝐦𝐢𝐫𝐚𝐫𝐥𝐨 𝐝𝐞 𝐟𝐫𝐞𝐧𝐭𝐞, 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐩𝐨𝐝𝐞𝐫 𝐡𝐚𝐛𝐥𝐚𝐫 𝐝𝐞 𝐞𝐥𝐥𝐚 𝐲 𝐝𝐚𝐫𝐥𝐞 𝐬𝐮 𝐬𝐢𝐠𝐧𝐢𝐟𝐢𝐜𝐚𝐝𝐨.

Si evitamos recordar y sentir, va a ser el cuerpo el que lleve la cuenta, generándonos mucha activación fisiológica en diversas formas y repercutiendo en nuestros pensamientos y en el desempeño de nuestras labores, ya que nuestra concentración, aprendizaje y memoria se verán alteradas.

Para aliviar este dolor podemos caer en conductas y actitudes dañinas para uno mismo y con los demás, afectando todo ello a nuestra personalidad y autoestima.

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?