Relación de pareja

Una relación de pareja la podemos entender como un engranaje compuesto de tres componentes, que requiere constantes reparaciones y medidas preventivas para que funcione correctamente, debido a que tienen unas necesidades y deseos que van cambiando con el tiempo.
 
Por otro lado, está la relación en sí, que requiere unos cuidados suplementarios; pudiendo ser precisos cuidados de mantenimiento tanto internos como externos.
 
El comienzo del enamoramiento es imprevisible y, si es correspondido, nos llena de gozo y satisfacción, pero es necesario darnos cuenta de que la pareja no tiene el poder de darnos la felicidad, aunque es un ingrediente fundamental cuando el amor y el respeto prevalecen; siendo responsabilidad de cada uno buscar la propia y, de esta manera, estar en disposición de aportar bienestar a la relación.
 
Una buena relación amorosa tiene que estar basada en la 𝐢𝐠𝐮𝐚𝐥𝐝𝐚𝐝 y en la 𝐜𝐨𝐨𝐩𝐞𝐫𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧, donde haya un intercambio justo y equilibrado entre el dar y el tomar.
 
A veces pueden ser un obstáculo las creencias o estereotipos masculino y femenino que las parejas han interiorizado, sin ser conscientes muchas veces de ello, provocando dinamismos emocionales, sentimientos del deber o de culpabilidad, y una necesidad de acomodar los comportamientos a lo que la sociedad espera de ellos.
 
Muchos malentendidos son debidos a que los miembros de la pareja piensan que hablan el mismo lenguaje, pero lo que dicen y lo que sus compañer@s oyen, suelen ser cosas muy diferentes.
Esto es debido a que cada uno tiene una manera distinta de interpretar lo que acontece, condicionada por aprendizajes y experiencias afectivas.
 
Para ello, sería conveniente que la pareja se viera cada día con un renovado interés y curiosidad por comprender el mundo interno de la pareja y no hacer caso a las imágenes o supuestos mentales que se han podido formar de la persona lo largo del tiempo y de cómo debería ser la relación.
 
Lo que caracteriza una buena relación sentimental es el bienestar que nos produce, donde nos sintamos 𝐬𝐨𝐬𝐭𝐞𝐧𝐢𝐝𝐨𝐬 𝐲 𝐚𝐩𝐨𝐲𝐚𝐝𝐨𝐬 en las desdichas y dificultades, al tiempo que 𝐡𝐨𝐧𝐫𝐚𝐝𝐨𝐬 𝐲 𝐜𝐞𝐥𝐞𝐛𝐫𝐚𝐝𝐨𝐬 en nuestros avances y alegrías; siendo la experiencia amorosa un motor de motivación para el progreso y crecimiento personal y del encuentro en sí.
 
 
«𝐒𝐨𝐥𝐨 𝐞𝐥 𝐜𝐚𝐦𝐛𝐢𝐨 𝐩𝐞𝐫𝐝𝐮𝐫𝐚», Heráclito 
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?