Pensamiento

A menudo nos da la impresión de que son las circunstancias las que determinan cómo nos sentimos pero, si observamos atentamente nuestras reacciones, descubrimos que nuestros pensamientos tienen una gran influencia entre nosotros y la realidad.

Uno de los primeros pasos para mejorar nuestro bienestar es darnos cuenta de nuestro auto diálogo interior, que está formado por pensamientos derivados de nuestra historia de aprendizajes y experiencias.

Dependiendo de cómo hemos interpretado esas vivencias y lo que significó para nosotros, hemos podido desarrollar una serie de errores de pensamiento por el que filtramos la realidad actual: son las denominadas distorsiones cognitivas o errores de pensamiento.

👉 𝐏𝐞𝐧𝐬𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐩𝐨𝐥𝐚𝐫𝐢𝐳𝐚𝐝𝐨: las personas han aprendido a ver solo el blanco o el negro y no las zonas grises; siendo la base del perfeccionismo que acarrea mucha ansiedad y frustración.

👉 𝐆𝐞𝐧𝐞𝐫𝐚𝐥𝐢𝐳𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐞𝐱𝐜𝐞𝐬𝐢𝐯𝐚: consiste en ser derrotista y desesperanzarse. Por un solo hecho negativo que ocurra, creer que siempre saldrá todo igual. El miedo al rechazo es consecuencia de una generalización excesiva.

👉 𝐅𝐢𝐥𝐭𝐫𝐨 𝐦𝐞𝐧𝐭𝐚𝐥: se elige un detalle negativo de cualquier situación o persona, sin apreciar los aspectos positivos o, por el contrario, solo se percibe los aspectos positivos, acarreando mucha decepción cuando cae el velo de la idealización.

👉 𝐃𝐞𝐬𝐜𝐚𝐥𝐢𝐟𝐢𝐜𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐝𝐞 𝐥𝐨 𝐩𝐨𝐬𝐢𝐭𝐢𝐯𝐨: es la tendencia a quitar importancia, ignorar o desvalorizar repetidamente nuestras experiencias o cualidades positivas, centrándose solamente en lo negativo. Causando preocupación e incapacidad para apreciar las cosas buenas que suceden.

👉 𝐀𝐝𝐢𝐯𝐢𝐧𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐝𝐞𝐥 𝐩𝐞𝐧𝐬𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨: anticipar o adivinar los deseos y pensamientos de los demás e interpretar sus acciones, atribuyéndoles intenciones que no son ciertas y pudiendo generar estilo suspicaz, provocando conductas de contraataque o alejamiento.

👉 𝐀𝐧𝐭𝐢𝐜𝐢𝐩𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐧𝐞𝐠𝐚𝐭𝐢𝐯𝐚: predecir o imaginar los resultados de un suceso antes de que suceda, lo que puede generar un estilo pesimista y ansioso

👉 𝐌𝐚𝐠𝐧𝐢𝐟𝐢𝐜𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐨 𝐌𝐢𝐧𝐢𝐦𝐢𝐳𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧: es la tendencia a exagerar las propias imperfecciones, errorres, temores; y empequeñecer las virtudes y aciertos. En cambio, se agrandan las virtudes y minimizan los defectos de los demás Puede ser debido a una comparación que se ha internalizado en la infancia que puede ocasionar envidia y frustración, ouna manera de protegerse de posibles perjuicios.

👉 𝐑𝐚𝐳𝐨𝐧𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐞𝐦𝐨𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥: es la tendencia a suponer que las emociones negativas reflejan forzosamente la realidad. Las emociones nos guían, pero no son indicativas de la verdad absoluta.

👉 𝐋𝐨𝐬 𝐝𝐞𝐛𝐞𝐫𝐢́𝐚𝐬: supone mantener reglas rígidas y exigentes con uno mismo, con los demás y con el mundo, generando mucho estrés y distanciamiento de las personas.

👉 𝐄𝐭𝐢𝐪𝐮𝐞𝐭𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧: consiste en hacer una evaluación global del ser humano en algunos aspectos negativos. Es esencial tener mucho cuidado con etiquetar a los niños y adolescentes porque se pueden comportar siguiendo esas etiquetas. El mismo cuidado hay que tener en los momentos de enfado ya que sin querer podemos dañar y alejar a las personas.

👉 𝐏𝐞𝐫𝐬𝐨𝐧𝐚𝐥𝐢𝐳𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧: tendencia a pensar que lo que ocurre a nuestro alrededor está relacionado con nosotros o que tenemos la responsabilidad de las necesidades y objetivos de los demás, ocasionando preocupación y una culpa innecesaria.

👉 𝐒𝐞𝐬𝐠𝐨 𝐜𝐨𝐧𝐟𝐢𝐫𝐦𝐚𝐭𝐨𝐫𝐢𝐨: atender sólo a aquella información que confirme las ideas preconcebidas que tenemos sobre las personas y la realidad.

Para evitar estos errores de pensamiento es necesario atender a nuestro diálogo interno y fijarnos cómo nos afecta, para convertirlo en un discurso realista y saludable que nos sirva para motivarnos y no en un relato de preocupación, tremendismo y catastrofismo.

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?