Vivir conscientemente

▪️Supone una forma de pensar activa y responsable. No caer en la fantasía de que otra persona pueda ahorraros la necesidad de pensar o tomar decisiones por nosotros mismos.

▪️ Estar en el momento presente, en el aquí y ahora, sin desatender el contexto más amplio.

▪️ Estar atento y curioso a cualquier información que pueda modificar nuestro camino o corregir nuestras ideas con relación a nuestras necesidades, deseos, valores, metas y acciones.

▪️ Preocuparse de distinguir los hechos de las interpretaciones y de las emociones. Lo que percibimos, lo que interpretamos que algo significa y cómo nos sentimos en relación con ello; son tres cuestiones independientes. Los sentimientos nos dan cierta información que hay algo que atender, pero no representan fielmente la realidad.

▪️ Interesarse por conocer dónde estamos en relación con nuestras diversas metas y proyectos. Si somos conscientes de que algo no funciona bien en nuestra vida personal y profesional vamos a estar en una mejor disposición para ver cómo podemos mejorarlo y no esperar que las cosas cambien por si solas.

▪️ Percibir y enfrentarnos a nuestros impulsos para evitar o negar las realidades dolorosas o amenazantes. El dolor y el miedo hay que mirarlos de frente para poder afrontarlos de una manera realista que nos fortalezca y que no nos debilite.

▪️ Buscar la retroalimentación del entorno para adaptar o corregir nuestra trayectoria cuando sea necesario. De esta manera seremos más conscientes de nuestras conductas automatizadas que nos están perjudicando.

▪️ Ser receptivo a los conocimientos nuevos y estar dispuesto a reexaminar las antiguas suposiciones.

▪️ Estar dispuesto a ver y a corregir los propios errores.

▪️ Interesarse por conocer la realidad del entorno físico, cultural y social, así como la influencia de los factores económicos y políticos; ara poder comprender y actuar en consecuencia.

▪️ Comprometernos con el aprendizaje durante toda la vida para adaptarse a un mundo en continua evolución.

▪️ Preocuparse por percibir e identificar las propias necesidades; emociones y sensaciones corporales; nuestras pautas de conductas; nuestras voces interiores, si son propias o de alguien más; percibir lo que nos hace bien o nos agota, de manera que no seamos unos extraños o un misterio para nosotros mismos.

▪️ Preocuparse de ser consciente de los valores que nos mueven y guían, así como de su origen, de forma que no esté gobernado por valores que hemos adaptado de manera irracional o he aceptado acríticamente de los demás.

Para acabar, me gustaría recomendar un ejercicio que consiste en tres troncos de oración que hay que rellenar con cuatro finales cada una, con lo primero que aparezca en nuestra mente. No hay que pensarlo, solo dejar que surja. Nos puede dar mucha información sobre aspectos que a veces no somos muy conscientes y de esta manera nos daremos cuenta de lo que tenemos que mejorar:

Si fuera más consciente de mi propio autocuidado➡️ …
Si fuera más consciente en mi relación con mi pareja, hijos, padres, amistades, etc ➡️ …
Si fuera mas consciente en cómo funciono en mi trabajo, estudios, quehaceres cotidianos➡️ …

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?