Autoafirmación

La 𝐚𝐮𝐭𝐨𝐚𝐟𝐢𝐫𝐦𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 significa respetar nuestros deseos, necesidades y valores; buscando la mejor forma de expresión en las diferentes circunstancias de la realidad.

Es una disposición a vivir de forma auténtica, sin máscaras; hablar y actuar desde lo que uno piensa y siente, sin agresividad o timidez. Respetando los derechos y necesidades de los demás, pero siendo conscientes de quienes somos y lo que queremos para nuestra vida, para no amoldarnos de manera pasiva o inconsciente a las expectativas e intereses de los demás por miedo a la desaprobación o al rechazo que lleva implícito el temor a sentirse solo y desprotegido.

Para ello, es necesario creer en nosotros y en nuestras posibilidades, pelear por satisfacer nuestras necesidades y deseos, respetando nuestros valores.

Muchas de nuestras creencias están afectadas por unos tipos de mensajes recibidos en la infancia que daban a entender que lo importante era lo que pensaban, sentían y querían nuestros mayores en perjuicio de nuestros intereses, etiquetándonos de egoístas o insensatos cuando intentábamos hacernos valer.

Estos mensajes interiorizados pueden ensombrecer o frustrar nuestro ser genuino para evitar el enfrentamiento con alguien que piense de modo distinto, para complacer, aplacar, manipular o para estar en buena relación con alguien; dañando gravemente nuestra autoestima

La 𝐚𝐮𝐭𝐨𝐚𝐟𝐢𝐫𝐦𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 también supone una disposición a enfrentarnos a los desafíos y retos de la vida, y luchar con perseverancia para dominarlos. Cuando ampliamos los límites de nuestra capacidad de hacer frente a las cosas, ampliamos nuestra eficacia y autorrespeto.

La autoafirmación se refleja cuando aprendemos a ser amables, sin sacrificarnos a nosotros mismos; cuando cooperamos con los demás, sin traicionar nuestras normas y convicciones; cuando estamos en una relación íntima, sin abandonar nuestro sentido de la identidad; cuando desarrollamos nuestro potencial creativo, sin miedos y prejuicios; cuando aprendemos a ser tolerantes con nosotros mismo y con los demás, cuando somos los principales motivadores y admiradores de nosotros mismos.

Una autoafirmación exitosa al final de nuestra existencia sería la siguiente:
“𝑴𝒊𝒆𝒏𝒕𝒓𝒂𝒔 𝒉𝒂 𝒕𝒓𝒂𝒏𝒔𝒄𝒖𝒓𝒓𝒊𝒅𝒐 𝒎𝒊 𝒗𝒊𝒅𝒂, 𝒚𝒐 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒃𝒂 𝒂𝒉𝒊́, 𝒚𝒐 𝒍𝒂 𝒗𝒊𝒗𝒊́𝒂”.

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?