Con el amor no basta

El amor es una de las emociones más hermosas que existen y, muy especialmente, el enamoramiento por la fuerza pasional que conlleva, pero por sí solo no basta para consolidar una relación de pareja larga y satisfactoria, porque no reúne las cualidades personales que sustentan y lo hacen crecer.

Entre ellas sobresalen el compromiso, que entraña la responsabilidad de crecimiento y bienestar mutuo; confianza, apoyo y protección ante las dificultades; la lealtad y la fidelidad; la sensibilidad y empatía ante ciertas circunstancias; aceptación de defectos y rasgos particulares; el reconocimiento y la reparación de los propios errores, así como el perdón ante faltas cometidas u omitidas para que la decepción y resentimiento no destruyan una relación que esté basada en la autenticidad.

Para ello es necesario que las cargas personales estén libres de prejuicios, creencias irracionales u obsoletas, atribuciones infundadas, egocentrismos y expectativas irreales; donde se presupone como debería ser un amor ideal o fantástico. Ya que, en realidad, nunca se puede saber a ciencia cierta sobre lo que una persona piensa, siente y hace, incluida la pareja, por lo que con frecuencia se dan muchos malentendidos debido a la atención selectiva y el personal significado que se dan a ciertos comportamientos y situaciones en el ámbito amoroso, lo que lleva a presuponer, juzgar y condenar lo que no se ajusta a lo que se esperaba.

La principal forma de atajar estas dificultades es mediante la comunicación sincera y respetuosa de las necesidades, sentimientos y deseos tanto de los miembros de la pareja, como de la relación en sí. De esta forma se estará en buena disposición para tomar buenas decisiones y resolver los conflictos existentes de forma consensuada e igualitaria.

Así como una genuina motivación de hacer feliz al otr@ mediante un buen equilibrio de poderes y el intercambio de conductas positivas, como es el cuidado, la intimidad y la expresión de afecto.

Para acabar, me gustaría señalar unos patrones de comunicación problemáticos, denominados 𝘭𝘰𝘴 𝘤𝘶𝘢𝘵𝘳𝘰 𝘫𝘪𝘯𝘦𝘵𝘦𝘴 𝘥𝘦𝘭 𝘈𝘱𝘰𝘤𝘢𝘭𝘪𝘱𝘴𝘪𝘴 𝘥𝘦𝘭 𝘢𝘮𝘰𝘳 (J.Gottman) que, si son muy frecuentes o si se perciben con un tinte de maldad, pueden ser la antesala del desamor y la ruptura:

•⁠ ⁠Las criticas destructivas: porque crean culpa, malestar, resentimiento y distanciamiento.
•⁠ ⁠La actitud defensiva: implica responder a la defensiva, contraatacando en sus diferentes versiones.
•⁠ ⁠El desprecio o falta de respeto: caracterizado por insultos, muecas, ironías o sarcasmos.
•⁠ ⁠Actitud evasiva: mostrarse indiferente a las quejas y conflictos existentes.

Por lo tanto, aunque seamos humanos imperfectos y falibles, con nuestras luces y sombras, será necesario si deseamos tener el mejor compañer@ de camino, prestar atención a estas actitudes para no caer en círculos viciosos, que lo único que consiguen es permanecer en un laberinto emocional asfixiante, sin salida.

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?